Archivos de Categoría: Money

¿Por qué la teoría monetaria de Bondone supera a la de Mises?

Siguiendo con el debate del post anterior, voy a hacer una comparativa de la propuesta de Bondone en confrontación con la de Mises.

En su libro Teoría de la Moneda y el Crédito (TMC) Mises ya hace una clasificación monetaria confusa, otorgando la categoría de dinero (money proper o money in the narrower sense) al commodity money, al credit money y al fiat money.  Pero a pesar de todo en este punto su postura es más cercana a Menger y a lo que casi 100 años más tarde propondrá Bondone, veamos un fragmento de su texto:

“…We may give the name commodity money to that sort of money that is at the same time a commercial commodity; and the name fiat money to money that comprises things with a special legal qualification. A third category may be called credit money, this being that sort of money which constitutes a claim against any physical or legal person. But these claims must not be both payable on demand and absolutely secure; if they were, there could be no difference between their value and that of the sum of money to which they referred, and they could not be subjected to an independent process of valuation on the part of those who dealt with them. In some way or other the maturity of these claims must be postponed to some future time. It can hardly be contested that fiat money in the strict sense of the word is theoretically conceivable. The theory of value proves the possibility of its existence. Whether fiat money has ever actually existed is, of course, another question, and one that cannot offhand be answered affirmatively. It can hardly be doubted that most of those kinds of money that are not commodity money must be classified as credit money. But only detailed historical investigation could clear this matter up….” (The Theory of Credit and Money, Chapter 3)

Desafortunadamente en Acción Humana la cosa empeora, y Mises asegura que cuando se suspende la convertibilidad de un billete convertible (sustituto monetario según él), entonces pasa a la categoría de “credit money”, y que si la convertibilidad se suspende definitivamente, entonces pasa a la categoría de “fiat money”.

Si en TMC se inclinaba por decir que si la moneda fiat alguna vez existió era en realidad moneda crédito, en acción humana afirma que la inconvertibilidad definitiva transforma a la moneda en fiat en bien presente, anticipándose casi dos décadas a calificar como moneda fiat, y por tanto bien presente, al dólar post 1971.

La gran diferencia entre la propuesta de Bondone y de Mises es que el primero advierte el concepto de crédito irregular, y justifica el valor de la moneda fiat por su condición de crédito.  Y es una justificación puramente teórica,  y no histórica como el Teorema de Regresión de Mises.

Puede ser que aun repitiendo la historia mil veces la moneda fiat apareciese a raiz de la inconvertibilidad de una moneda redimible, de la misma forma que podríamos decir que aun repitiendo mil veces la historia se descubrirá antes el cuchillo de piedra o hueso antes que el cuchillo de metal.    Pero no por ello debemos justificar ni condicionar la existencia del cuchillo de metal a la existencia previa del cuchillo de hueso, ni mucho menos condicionar la utilidad o el valor del cuchillo de metal a la del cuchillo de hueso.

Esá claro que algo muy especial tenía para Mises la utilidad monetaria, ya que según él, el mercado era incapaz de evaluarla sin tener ninguna referencia de valor previa (sección 4, capítulo 17 de Human Action):

Neither a buyer nor a seller could judge the value of a monetary unit if he had no information about its exchange value–its purchasing power–in the immediate past.”

No veo donde puede estar la justificación teórica de esta afirmación.   Por eso no debe extrañarnos que el mercado no tuviese el más mínimo problema en ponerse manos a la obra en descubrir y generar precios de Bitcoin en cuanto advirtió su utilidad monetaria.  Pero Bitcoin no es más que una simple anécdota histórica, eso es lo de menos, el problema es que no creo que Mises demostrara lo que dice en esa frase.

Dicho esto, ¿que razones hay para descartar la propuesta teórica de Mises en favor de la de Bondone?  Voy a intentar resumir las razones más destacables en la siguiente tabla.

Sin duda, las dos razones más importantes son que en la propuesta de Bondone no es necesario desarrollar teoría especial para la moneda, ni tampoco es necesario salir de la Teoría del Valor Subjetivo o recurrir a razonamientos históricos.

 

¿Podría la moneda fiat comenzar a circular desde cero?

Sin duda alguna.

Hace un tiempo que tenía pendiente escribir este post, con la idea de organizar las ideas surgidas de un interesantísimo intercambio que tuve con Nicolás Cachanosky en el blog Punto de Vista Económico.  Basicamente el ejercicio que tratábamos de hacer es si era viable desde un punto de vista teórico que un banco comenzase a emitir moneda fiat sin ningún ratio de conversión con alguna otra moneda que existiera previamente.

En este post, a esta nueva moneda fiat la llamaremos FNueva, y para hacer el ejemplo lo más simple posible, pongamos que el intento de poner FNueva en circulación lo hacemos en una economía que no ha conocido el dinero y realiza todos los intercambios vía trueque.

Esto quiere decir que carecemos de una unidad de cuenta estándar para representar las relaciones de intercambio, es decir, no tenemos precios monetarios.  Pero sin embargo si tenemos precios “a secas”. Por ejemplo, un huevo por dos tomates, 20 sacos de trigo por una carreta, etc….

Bien, imaginemos que yo mismo soy quien pretende ser el emisor de FNuevas, y las emito porque quiero comprar 10 tomates a mi vecino el hortelano, y lo único que yo tengo para ofrecerle es trigo, que a él no le interesa.  Pero sin embargo el hortelano si tiene prisa por deshacerse de sus tomates antes de que se echen a perder.

¿Cuantas monedas emito? Pues por ejemplo 100 FNuevas.   Como es el primer intercambio con esta moneda, la cantidad es totalmente arbitraria, ya que no importa la cantidad de FNuevas que acuerde con el hortelano, el valor de éstas siempre será el valor de los 10 tomates en el momento del intercambio (como si se tratara de una “foto” del valor de esos 10 tomates en ese momento).  Es importante notar que los tomates ya están relacionados con todos los precios de la economía, por tanto las 100 FNuevas se “conectan” al resto de la economía en el mismo instante que se intercambian por 10 tomates (justo en este punto “desmontamos” el teorema de regresión de Mises).   Eso si, una vez realizado el primer intercambio me tengo que ceñir al valor fijado en caso de emitir más FNuevas, o si no el hortelano jamás volverá a hacer negocios conmigo.

¿Y porque habría de aceptar el hortelano mis 100 FNuevas a cambio de sus tomates?   Pues aquí entramos con mi postura, en la que sostengo que las FNuevas circularán gracias a su naturaleza de pasivo.   El hortelano podría estar dispuesto a aceptar mis Fnuevas siempre que yo me comprometa a recomprárselas por el contravalor correspondiente, que podrían ser 10 tomates, 5 huevos o cualquier otro bien que para el hortelano represente un valor equivalente al que tenían (nótese el tiempo pasado del verbo tener) los 10 tomates en el momento que me los entregó a cambio de mis 100 FNuevas.   Es decir, siempre que yo me tome la recompra de las 100 FNuevas como una obligación.

El día que yo le recompre las 100 FNuevas al hortelano (vendiéndole cualquier bien o servicio que él necesite), toda la transacción quedará saldada y tanto yo como el hortelano estaremos satisfechos.    A raíz de esta experiencia y aprovechando mi solvencia y prestigio se me ocurre ofrecer esta modalidad de pago a distintos vecinos, e incluso animado por el éxito y ante la insistente demanda decido emitir FNuevas para prestarlas a otros vecinos, siempre que éstos se comprometan a devolverme las FNuevas y así pueda retirarlas de circulación (de otro modo, las FNuevas perderían su valor precipitadamente).   Acaba de nacer el banco emisor de FNuevas!, y su éxito dependerá de la diligencia a la hora de emitir FNuevas en nombre de otros agentes.  O lo que es lo mismo, que los bienes que mantenga en mi activo (préstamos a mis vecinos y otros bienes) respalden adecuadamente a los billetes emitidos.

En este ejemplo, las FNuevas reflejan la esencia del concepto “Crédito Irregular” que propone Carlos Bondone, que es todo aquel crédito para el que no se determina el bien que lo cancela, o su calidad o su cantidad o en que fecha.   Además, tal y como propone también Carlos Bondone, todo aquel que acepte este ejemplo como viable, se dará cuenta de lo innecesario del teorema de regresión de Mises como justificación teórica (que no histórica) del valor de la moneda fiat.

Manuel Polavieja.

Austrians surrender their head to Paul Krugman

Español ->

Paul Krugman wrote an article in the New York Times dennouncing Peter Schiff´s predictions about inflation in 2009.   I normally disagree on Paul Krugman´s views 90% of the time. But in this case, I regret to say that his complains are justified.

Peter Schiff
Peter Schiff

First of all, Schiff amazingly disregards the possibility of deflation, which is one of the most possible outcomes of any credit bubble.

Second, Schiff assumes that the Fed is issuing money, but this is not true, they are issuing credit that we use as currency.   This differentiation between money and credit is extremely important, since money (understood as a present good) remains forever in the system unless the issuer decides to withdraw it, while credit is always temporary.  Credit monetization is inflationary in a very first stage, but it is deflationary the rest of  that credit´s existence as it is paid down, or even worse as it is defaulted.

Third, since our currencies are liabilities (credit), this credit bubble is a perfect sinonymous of a massive short sell against the currency.  Schiff doesn´t realize that central planners are being the last agents to board in the credit bubble.  They are just the sucker in the poker game, and the main reason for their attitude is that is not  their money what they loose, it is the taxpayer´s money.   When Central Banks and Government are entering the credit bubble at this late stages, they are just shorting the currency when everybody else (the market) has realized that is time to do the complete opposite covering their short positions in currency and therefore reducing their balance sheets.   The Fed and the Government were the very last agents to follow the market in 2008 / 2009 with their “all-in” bet  by dramatically expanding their balance sheets.  The Central Planners will follow again the market and eventually will begin to let their balance sheets contract, or at the “best” case, maintaining its size.  Operation Twist is the first proof of this attitude so far.

Fourth, Schiff awards an amazing power to central planning institutions, given for granted that they are able to solve any problem they face, no matter if the problem is reversing the credit contraction caused by the greatest credit bubble in humankind´s history.

Fifth, Schiff is predicting high inflation, but this is what already has happend during the last 40 years, as the credit bubble grew!!!.   The Fed´s problem is that the bubble is not growing anymore.

New York Times columnist, Paul Krugman.

Paul Krugman

Now, regarding Krugman´s proposal to avoid his “liquidity trap”, he could not have thinked of a more self-defeating strategy.   While it is true that monetizing debt might offset deflation at a first stage, this debt will feed a greater deflationary potential for the future.      Besides, it is not possible to create infinite debt, no agent´s balance sheet can be expanded ad infinitum.    If the government keeps expanding its balance sheet by issuing additional debt, the bond market will collapse just the same way it collapsed in Iceland or Greece.   The Federal Reserve cannot impersonate the full bond market as a creditor, it is just such a inmensely big task for the Fed.    And if the Fed is still buying bonds, is because the market still considers that the US are creditworthy.   Once the bond market begins to collapse it will be an extremely thorny business for the Fed to monetize those bonds, specially taking in account the current situation of the Fed´s balance sheet.

When a credit bubble gets to the size of  the current credit bubble, credit contraction is unavoidable. The later we face it, the greater the credit contraction will be.   The “natural” outcome of a credit contraction is Deflation, which theoretically could be turned into hyperinflation by the Central Bank.  I can´t see the Fed delibilerately sacrificing the dollar and therefore destroying its own business, but that depends on their political will, so I must admit that both Deflation and High Inflation are possible outcomes.   Anyway, I dont´think that economists should disregard the possibility of deflation, they should  advise to face smaller credit contraction as soon as possible, instead of foolishly feeding future greater credit contraction by throwing in more debt into the monetary system.

Response to Robert Blumen on Deflation: Money is not Credit

Robert Blumen wrote an article at the Mises Institute about Deflation  mainly discussing Robert Prechter views, here is the link:  Deflation Confusion: Money is not credit.

Robert Blumen is right, Money is not Credit.  But the problem is that the current economic theories do not differenciate them properly, including the classic austrian school of economics.  In fact Mises did include Credit “Money” within the same category of Commodity Money (Money Proper or Money in the narrower sense).   Indeed, just the term Credit “Money” is really confusing, that´s why I am quoting the word money in that context.

Considering credit “money“, which is a future good, within the same category of commodity money, which is a present good, leads to tremendous errors.   For example, it leads to consider that someone lending out new credit “money” is granting new credit when is totally the opposite, he is receiving credit because he is issuing debt.

Only the owners of present goods shall grant new credit.   The definition of credit is lending out present goods in exchange of future goods (promises to deliver present goods in the future).

Once you are aware of this, it is very easy to see how Central Banks are not lenders of last resort but first instance borrowers, and that commercial banks are mainly debtors.  Just have a look at their balance sheet, their equity is ridiculous.  Banks are way more than 90% indebted.   Who are the creditors then? The creditors are the agents that give away present goods in exchange of Dollars, Sterling or Euros, which are future goods (bank liabilities), and those agents are mainly the “free” market (i.e. almost everyone except the banking system and the State).

So, I think that Robert Prechter´s understanding of  current monetary system is superior than that of many austrian scholars, because he has noticed that today´s money is not money, it´s credit used as a medium of exchange.  Unfortunately there´s been a long time since we don´t use money anymore (money understood as a present good).   By the way, Mises failed on providing a monetary theory that clearly separates money from credit, but at least he noted 100 years ago that most fiat currency systems are in fact credit currency systems (p. 61 of Theory of Money and Credit).  It is unbelievable how most austrians scholars describe our current monetary system as fiat!!

If we have a huge credit contraction, banks are not going to be able to issue new currency, because banks issue additional new currency when they “lend” (monetize) new credit.  But if agents are not borrowing from other agents (through bank intermediation) and instead they are paying down debts, then dollars are being withdrawn from the system, these dollars will just disappear when used to pay down debts the same way they were created.

Remember, credit is inflationary at the moment of its monetization, but it is deflationary for the rest of its existence.   There is a crucial difference between pure fiat currency and credit currency, the former will always remain in the system unless the issuer withdraws it, the later will always expire at some point in the future.

But all this credit contraction won´t happen as long as the main credit bubble, which is the Bond market, does not implode, because the Bond market is still allowing the government to issue new debt, so the banking system still has fresh new debt to be monetized and therefore pump new dollars into the system.  These new dollars are still enough to offset the destruction of dollars caused by maturing outstanding debt.

So the Bond Market is the last bastion of the credit bubble, once it bursts, deflation will enter full throttle in the monetary system.

Regarding the classic austrian monetary theory not drawing a crystal clear line between money and credit, the austrian (“mengerian”) economist Carlos Bondone provides the solution.  Departing from Carl Menger and disregarding the errors of Mises and Hayek, he proposes the following new monetary structure:

Currency:  Indirect medium of exchange and unit of account.  Currency Types:

  • Money: Present good when it is used as currency (wheat, cattle, gold, silver, deposit certificates of gold or silver, etc.).
  • Credit currency:  Any currency that is not money, it can only be credit.  Then there are the following types of credit currencies:
    • Regular Credit currency:  When the present good that cancels the debt is specified, and so is its quality, quantity and due date.  This is the case for real bills maturing in gold or old bank bills that where redeemable for gold or silver.
    • Irregular Credit Currency:  When the present good that cancels the debt is not specifed or its quality or its quantity or its due date.  This is the case for today´s currencies such as dollars or euros.

It is extremely important to clearly separate money from credit, so everyone can understand that credit currency is not money regardless that both of them may be used as currency (medium of exchange).   Considering credit as a perfect substitute of money is as dangerous as using vacuum instead of air to keep a ship afloat.

Respuesta al artículo “Seis Falacias sobre los Bancos Centrales” de J. Jacks (Blog “Desde Londres” en Cotizalia)

Lo primero que quiero dejar claro es que la crítica de esta respuesta es totalmente constructiva.  Aunque mis discrepancias en cuestiones técnicas con J. Jacks (en adelante DL) sean muy importantes, creo que si estamos de acuerdo en nuestro rechazo al sistema monetario que tenemos.   Este es el enlace al artículo de DL.  Voy al grano:

Falacia 1: Los Bancos Centrales imprimen dineroDe acuerdo con DL, pero no por le hecho de que no impriman billetes o impriman pocos, porque los billetes también son crédito (pasivos del Banco Central).  Y el hecho de que las anotaciones sean electrónicas no las hace más “irreales” o “artificales” que los billetes en papel.   Tanto una cosa como otra son la representación de un apunte contable en el pasivo de un banco, que el medio de representación sea en papel o electrónico es poco relevante.   Cualquier cosa que se use como medio de cambio generalizado puede ser moneda, ya sea una cabra, una moneda de oro,  una factura endosable de El Corte Ingles , un billete de banco o una cuenta corriente en un banco online.    Si esa cosa es un pasivo, hablamos de moneda-crédito.  Si esa cosa es un bien presente, entonces hablamos de dinero.   Todo lo que emiten los bancos de hoy día es crédito que usamos como moneda, no dinero (entendido como bien presente).  Al que le interese profundizar en este tema, puede pinchar en este enlace.

Falacia 2: ahora se pide que el BCE haga “cosas extraordinarias”: De acuerdo con que los BC siempre se han dedicado, desgraciadamente, a comprar deuda soberana.  Discrepo totalmente que via miedo y decreto de precios el BCE pueda manipular el mercado de deuda.   Es lo que está intentando y no lo consigue.   Se dirá que no lo intenta con la suficiente determinación.   Pues bien, si el BCE decidiese comprar la deuda italiana al 1%, todo el mercado querrá vendersela al BCE, y despues nadie estará dispuesto a comprar deuda italiana al 1%, con lo que el BCE e Italia se quedaran totalmente solos en sus operaciones, con el tremendo riesgo para el BCE de que el mercado empiece a considerar que Euro y Bono italiano son la misma cosa, de nada le serviría al BCE tener el bono italiano al 1% si como consecuencia el Euro se desploma estrepitosamente.  No solo no arreglaría el problema de Italia, sino que pondría en altísimo riesgo la propia supervivencia del BCE y del Euro.   Esta es la razón por la que el BCE no se tira de boca a comprar deuda periférica, su única posibilidad es ir de farol con compras en momentos puntuales, que es lo que está haciendo y no está funcionando porque el mercado no se chupa el dedo.

Exactamente lo mismo la pasaría a la Reserva Federal si por la razón que sea el mercado percibe riesgo de que EEUU vaya a impagar y el bono americano se desplomase.  Si la Fed comprase todos los bonos para evitar su caída convertiría al dólar y al bono en practicamente la misma cosa, no arreglaría nada.

Falacia 3: los gobiernos derrochadores quieren que el BCE monetice el déficit: Esta entra en conflicto con la anterior ¿Para que iba a querer comprar el BCE la deuda de Italia sino es para que ésta financie su déficit?. 

Falacia 4: si el BCE interviene crea inflación:  Con esta estoy básicamente de acuerdo.

Falacia 5: de la inflación a la hiperinflación, al caos y al fin del mundo: De acuerdo, pero no por las razones que expone.  Basicamente la hiperinflación es poco factible porque es lo que ya hemos sufrido en los últimos 40 años!!!! (el dolar no vale ni un 5% de lo que valía entonces), hiperinflación que fue consecuencia del crecimiento de una descomunal burbuja de crédito.  Ahora estamos ante el colapso de esa enorme burbuja, lógicamente la consecuencia ha de ser la contraria y la natural en una contracción de crédito:  Deflación.

Falacia 6: el Bundesbank siempre fue independiente de decisiones políticas: Totalmente de acuerdo.   Kohl se plegó a Miterrand y cedió abandonar el Marco a cambio de que éste le permitiese reunificarse, obviamente el Bundesbank acató todo esto sin rechistar.  De todas formas el canciller Kohl no tenía más remedio que plegarse porque Alemania seguía siendo un pais ocupado por aliados y rusos a principios de los 90, que fue cuando se fraguó todo este asunto.

¿Más estimulo monetario con la “Operación Twist”?”

Los medios de comunicación están especulando con las nuevas medidas de estímulo que podría poner en práctica la Reserva Federal, se habla de una nueva ronda de Quantitative Easing (QE) y sobre todo de la “Operación Twist”. Esta operación consiste básicamente en utilizar los dolares resultantes del vencimiento de los bonos a corto plazo que la Fed compró durante el QE para comprar bonos a largo plazo.

Bien, pues esto en mi opinión no son nuevas medidas de estímulo, si no más bien la penintencia obligada del Quantitative Easing (QE).  El QE, como se está viendo ahora, sirvió de bien poco.   Pero el gran problema es que mientras que los planes QE en si mismos no incrementan la cantidad de moneda (solo la cambian de sitio), los vencimientos de los bonos comprados mediante QE si reducen la cantidad de moneda.    Por eso Bernanke no puede quedarse sin hacer nada si lo que pretende es que no se contraiga la masa monetaria.   Es esclavo de sus actos del pasado y se vé obligado a reinvertir los dolares obtenidos de los bonos que vencen en lugar de darlos de baja en su balance.

La operación Twist no es un nuevo estímulo.  La Operación Twist la hacen porque no les queda más remedio.

¿Inflación o Deflación? II

Este gráfico representa fielmente la frase:  “Puedes llevar el caballo hasta el río, pero no puedes obligarle a beber”.    No importa cuanto baje Bernanke el interés al que presta la Fed, ni cuanta “liquidez” inyecte en el sistema.   Si no hay demanda de crédito, los préstamos no creceran y por tanto las inyecciones de dólares no circularán por la economía.

Las familias, las empresas y los Estados de prácticamente todo el mundo están ya absolutamente empachadaos de crédito, sus balances apenas admiten un céntimo más de pasivo.   Hasta que no se desinfle la descomunal burbuja de crédito que se ha construido durante los últimos 40 años y los agentes económicos liquiden su endeudamiento, es extremadamente complicado que “provoquen” la cantidad de inflación que pretenden (en concreto inflación crediticia).

A largo plazo la bolsa siempre sube…. ¿Seguro?

A continuación un gráfico del Dow Jones de Industriales desde el año de 1900 pero denominado en oro en lugar de en dólares.   Es evidente que el poder adquisitivo del oro es muchísimo más estable que el poder adquisitivo del dólar, y más aun cuando estamos hablando del largo plazo.  Es más, diría que observar un gráfico de largo plazo en dólares es una pérdida de tiempo debido a su enorme distorsión.

¿Inflación o Deflación?

La causa de la inflación es que se incremente la cantidad de moneda en circulación, este gráfico representa la cantidad de USD que circulan en el sistema.  Bernanke le tiene auténtico pánico a esa línea azul descendente, de ahí sus impotentes QE1 y QE2 que por cierto están sirviendo de bien poco:

¿Por qué el oro es valioso?

Últimamente el oro ha cobrado protagonismo con el recrudecimiento de la crisis, estos días está haciendo máximos históricos en su cotización en dolares, y se abre la polémica sobre si está en situación de burbuja o no.   En este debate suele salir la comparativa entre su “valor fundamental” y su cotización, para tratar de decidir si está sobrevalorado o no.    Creo que para tomar esa decisión habría que tener bien presente varias cosas:

  1. Estamos acostumbrados a valorar si el oro sube o baja dependiendo de su cotización en dolares, cuando en realidad el valor del dólar fluctúa muchísimo más que el del oro.  Aquí cabe resaltar el clásico ejemplo del senador romano que con una onza de oro compraba una buena toga y unas buenas sandalias, hoy una onza de oro también te permite comprar un buen traje, y unos buenos zapatos.  En esa misma línea, también podemos decir que una onza de oro asegura la supervivencia de una persona durante al menos un mes en cualquier país y en cualquier momento de la historia (nótese que hablamos de sobrevivir: comida, ropa, alojamiento… no de vivir cómodamente).
  2. Si comparamos la onza de oro con otros bienes básicos (petroleo, trigo, etc…), veremos que el oro fluctúa muchísimo menos que el dolar.   Por ejemplo el barril de petroleo ha fluctuado entre 1 y 130 dólares en los últimos 65 años, mientras que en términos de oro un barril ha fluctuado entre 0,10 y 0,03 onzas de oro.  Hasta ahora el dolar ha sido inflacionario, en especial los últimos 10 años.  Es evidente que las subidas de la cotización del oro en dólares son más bien pérdidas de valor del dolar.
  3. Las compras a crédito son peligrosas para cualquier activo, y el oro no es ninguna excepción.  Es difícil saber como de endeudados están los poseedores de oro.  Los habrá que hayan comprado oro a crédito (vía contratos de derivados o de cualquier otra forma) y también los habrá que han comprado su oro al contado pero están endeudados por otro lado (una hipoteca, por ejemplo).  Demasiados poseedores de oro en esta situación son una espada de Damocles para su cotización, ya que las deudas están denominadas en dólares, y  la gente necesita dolares para pagarlas, es decir, pueden verse en la necesidad de vender oro para pagar sus deudas y eso presionaría a la baja su cotización en dólares.

Los que piensan que va a haber hiperinflación, creen que el oro se va a disparar en términos de dólares.  Yo tendría cuidado con esto porque la crisis actual también puede desembocar en una deflación por “credit-crunch”.  Los dólares son crédito y en un entorno de fuerte contracción crediticia su cantidad disminuiría y su valor subiría, en ese caso la cotización del oro en dolares podría caer, aunque es posible que caiga mucho menos que otros activos (inmuebles, acciones, etc…) gracias a sus excelentes características monetarias, o lo que es lo mismo, gracias a su liquidez.  En tiempos difíciles, la liquidez es muy valiosa.  Además, mientras el oro conserve su poder adquisitivo en términos de comida, petroleo, un coche, un viaje…. ¿Realmente importa tanto cuantos dólares o euros valga?

La mayoría de los economistas de la escuela austriaca defienden que el oro es un buen dinero haciendo especial énfasis, entre otras propiedades,  en que sirve para cubrir necesidades distintas de su función como medio de cambio (moneda), y en concreto se refieren a sus usos industriales o su utilidad como adorno.  Por ejemplo como conductor eléctrico o para fabricar  anillos, pendientes o figuras.

Pero cuando el oro fue seleccionado como moneda, hace ya muchos siglos, no tenía usos industriales.  Aparte de su uso monetario solo era útil como adorno.  Y yo me pregunto ¿Su uso como ornamento no sería en realidad un antiguo formato de acuñación?  Es decir, ¿su uso como ornamento en el fondo no estaba motivado en gran parte por sus cualidades monetarias?

Yo estoy convencido de que el gran valor del oro se debe sobre todo a las tres siguientes cualidades, que son exclusivamente monetarias y son las que marcan la diferencia con cualquier otro bien, incluidos todos los demás metales:

  • Es lo suficientemente abundante y al mismo tiempo lo suficientemente escaso y además su distribución es bastante uniforme (al contrario que el platino, por ejemplo).
  • El ratio de reposición del stock mundial de oro es muy bajo, para llegar a doblar la cantidad de oro existente sobre la tierra hacen falta entre 50 y 80 años aproximadamente.   Esto hace que de forma natural la cantidad total de oro disponible sea muy estable y crezca también de forma muy estable.  Antídoto natural contra la tentación de manipular la cantidad de moneda existente, por eso a los políticos no les gusta nada el oro.
  • El oro es uno de los metales más densos que existe (19,3 g/cm³), casi el doble que el plomo(11,32 g/cm³).  Por lo tanto es extremadamente difícil  falsificarlo, o su falsificación es tan cara que no compensa y esa alta densidad hace que sea muy fácil reconocer tanto el oro verdadero como el oro falso.

De entre estas tres características, cabe destacar muy especialmente la del ratio de reposición.   Si bien es un conjunto de propiedades las que confieren al oro sus excelentes propiedades monetarias (divisibilidad, homogeneidad, fácil de transportar, no se muere, no se pudre, no se corroe, no se quema, etc), el bajo ratio de reposición del oro es la propiedad que verdaderamente hace que el oro sea tan especial.

Por cierto, muchos detractores del oro dicen que no se puede comer, que no te abriga y que tampoco te ofrece ninguna rentabilidad.   Pues es que precisamente de eso se trata!!.   Las cosas que se comen, tienden a pudrirse, una prenda se gasta, y los activos que ofrecen cash flow sirven para producir y/o invertir con el riesgo que necesariamente conlleva.   El oro es apreciado porque mantiene su valor estable, a corto, medio, y sobre todo a largo plazo, y no porque incremente su valor (volvemos al ejemplo del senador romano y su toga y al traje y los zapatos de hoy día).

Un poco más arriba decíamos que la liquidez es extremadamente valiosa.   La liquidez contribuye a tener certidumbre para realizar intercambios en el futuro.   No solo los intercambios que preveemos hacer (comida, ropa, alojamiento) sino que sobre todo nos permite hacer frente a aquellos que desconocemos, por eso la liquidez es tan valiosa.

La invención de la moneda permitió al ser humano salir de la situación de extrema iliquidez del trueque, ¿Que quiere decir esto de iliquidez?, muy sencillo: “Me sobran sardinas y necesito unas botas ¿Encontraré a alguien que este dispuesto a cambiarme unas botas por unas sardinas?”.  Así, la moneda facilitó la especialización y la división del trabajo.   De forma que un pescador solo tiene que preocuparse de ser capaz de pescar buenos peces y a cambio conseguir dinero (oro) para satisfacer cualquier otra necesidad que sería incapaz de cubrir por si mismo.     El bien que facilite todo este proceso tendrá un gran valor, porque el servicio que proporciona es extremadamente útil y por tanto valioso.   Por eso no creo que los usos ornamentales o industriales del oro tengan demasiada relevancia para determinar su valor.  Es más, como he mencionado antes el uso ornamental creo que es más bien consecuencia de la utilidad monetaria del oro, y además estoy convencido de que si esos usos desapareciesen, el oro mantendría su valor perfectamente, porque hoy por hoy a pesar de estar forzosamente desmonetizado por los políticos, sigue siendo el mejor dinero que existe.  Solo esto justifica sobradamente su valor.

Con el párrafo anterior, queda bastante claro que considero el Teorema de Regresión de Mises como totalmente innecesario para justificar el valor del oro.   Todos los bienes tienen valor por su utilidad, no al revés.  Y el oro es valioso porque es útil como dinero.

En definitiva, para los que piensen que el oro está en burbuja, que podría llegar a darse el caso si demasiados agentes lo compran a crédito, yo recomiendo humildemente que se fijen más en su poder adquisitivo que en su cotización en dólares.   Y para los que piensen que el oro subirá hasta el infinito, ojo porque las montañas de deuda también pueden desembocar en deflación.  Y si hacemos un ranking de montañas de deuda, la de los últimos 40 años convierte a cualquier otra en un juego de niños.

Manuel Polavieja.