Archivos de Categoría: Mercados financieros - Paginas 2

Los especuladores y el diferencial con Alemania

Me sorprende la impunidad con la que algunos han echado la culpa a los malvados especuladores del lamentable estado de la deuda del Reino de España.

Creo que alguien que tenga mínima cultura financiera sabrá que los grandes patrimonios (fortunas personales, saldos de tesorería de multinacionales, fondos de inversión) que están en liquidez no se dejan en la cuenta corriente de la caja de ahorros del pueblo o se ponen a plazo fijo.   Lo más habitual es que si se quiere mantener líquido y no correr riesgos se coloque en renta fija soberana, como bonos, obligaciones, o letras del tesoro.   Dependiendo de si el propietario piensa que va a necesitarlo antes o después elegirá un plazo más corto o mas largo.   Hay dos razones fundamentales para esto:

  1. Obtener algo de rentabilidad.
  2. Los titulos-valores como son los bonos están en las entidades financieras en “puro” depósito (custodiados).  Es decir, a diferencia de una cuenta corriente, la entidad no puede disponer de los bonos para prestarlos por ahí.

Pues bien, si estos grandes patrimonios tienen comprados bonos españoles y no ven más que incompetencia por parte de quien ha de responder por esos compromisos (el gobierno), ¿son tan malvados por deshacerse de un activo que consideran arriesgado?

Es más, como ya hemos explicado esos patrimonios una vez vendidos los bonos españoles no se quedarían en la cuenta corriente, por seguridad se ubicarían en otro activo seguro.  ¿Que pais de nuestro entorno, que maneje nuestra misma moneda parece mas seguro?:  Alemania.

Conclusión:  Venta de bonos españoles y compra de bonos alemanes.  Sube el precio del bono alemán y baja el bono español.   ¿De verdad es tan misterioso y maquiavelico que suba el diferencial?

Hay que ver, que malvados son estos especuladores.  Dice uno de barba: “!!Basta ya de la dictadura de los mercados!!”  ¿Dictadura?, pues entonces protesta también cuando se les pida financiación en un principio, caradura.

Los “malvados” especuladores bajistas

Los tan “malvados” y tan mentados especuladores bajistas cumplen una función esencial en el mercado, y es descubrir el precio real de las cosas, poniendo para ello su patrimonio en riesgo (no como otros, que tiran del maná eterno del Estado, o sea del dinero de todos).  Cuando algo tiene un precio verdaderemente bajo no es justo que nadie lo enmascare, se llame Gobierno o BCE.

Si fuese cierto que los especuladores fueron los culpables de la quiebra de Grecia e Irlanda (que yo tengo mis dudas), hay que darles gracias por haber levantado la alfombra que escondía la ponzoña contable y el desmesurado endeudamiento de estos Estados en connivencia con sus sistemas bancarios.

Por otro lado, lor órganos de planificación central como el BCE con sus funcionarios y sus procesos lentos, torpes, burocráticos y politizados, afortunadamente no tienen ni una fracción de la iniciativa, ambición e incentivos que tienen las entidades privadas que operan libremente en el mercado adoptando posiciones contra divisas o deuda soberana sobrevalorada.   Muchos se sorprenderán cuando vean que muy probablemente el BCE o la Fed sean doblegados por el mercado, liderado por estos agentes privados o “malvados” especuladores bajistas.

Estoy convencido de que en esta crisis se demostrará que los organos de planificación central ni funcionaron antes cuando todo iba bien, ni funcionarán cuando las cosas vayan mal.  Son solo peleles que afortunadamente no pueden hacer otra cosa que seguir penosa y precipitadamente a los acontecimientos y al mercado.

La única vacuna contra la inexorable justicia del libre mercado es ser prudente y eficiente en tu gestión, de forma que no haya ninguna vulnerabilidad que atacar. Es absolutamente necesario y casi siempre inevitable que el que se endeude a lo loco y despilfarre pague las consecuencias.

Ay de nosotros si tuviésemos que confiar únicamente en la honestidad de los gobiernos para reconocer sus problemas. Gracias especuladores, gracias mercado libre por sobrevivir a pesar de todo.

Manuel Polavieja.