Archivos de Tags: Deuda

Los austriacos entregan su cabeza a Paul Krugman

English ->

Paul Krugman escribió un artículo en el New York Times denunciando las predicciones inflacionistas que Peter Schiff realizó en 2009.   Normalmente estoy en desacuerdo con Paul Krugman, pero esta vez lamento decir que sus quejas están justificadas.

Peter Schiff
Peter Schiff

Lo primero que me gustaría destacar sobre el artículo de Paul Krugman, es que sorprendentemente Schiff desprecia casi totalmente la posibilidad de deflación, que es uno de los resultados más probables del estallido de cualquier burbuja de crédito.

Segundo, Schiff asume que la Fed emite dinero, pero eso no es demasiado riguroso.  Para evitar que personas como el Dr. Krugman desmonten facilmente los argumentos de los austriacos habría que expresarse con rigor, y lo que la Fed emite es crédito que nosotros utilizamos como moneda.   Esta diferencia entre dinero y crédito es extremadamente importante, ya que el dinero (entendido como un bien presente) permanece indefinidamente en el sistema a no ser que se decida retirarlo, mientras que el crédito siempre es temporal.  La monetización del crédito es inflacionaria en un primer momento, pero es deflacionaria durante el resto de la existencia del crédito que sirvió para dar origen a la moneda a medida que se amortiza, o peor aun a medida que se impaga.

Tercero, desde el momento en que la moneda es un pasivo (crédito), esta burbuja de crédito es un sinónimo perfecto de una toma masiva de posiciones cortas contra la moneda por parte de todos los agentes.  Creo que Schiff no se da cuenta de que los planificadores centrales son los últimos agentes en apuntarse a la burbuja de crédito.  Sencillamente son el primo en una partida de poker, y la razón principal es que en ningún caso serán ellos quienes pierdan, sino el contribuyente.   Cuando los Bancos Centrales y el Gobierno entran en la burbuja de crédito cuando ésta ya está en un estadio de avance tan extremo, lo que están haciendo es adoptar posiciones cortas contra la moneda cuando practicamente todos los demás agentes (el mercado) se ha dado cuenta de que es el momento de hacer totalmente lo contrario, que es cerrar esas posiciones cortas y reducir por tanto el tamaño de sus balances.   La Fed y el Gobierno fueron los últimos agentes en entrar de lleno en la burbuja con su “all-ín” de endeudamiento durante 2008 / 2009 expandiendo de forma dramática sus balances.  Creo que es más que posible que los Planificadores Centrales acabarán por seguir al mercado de nuevo y finalmente comenzarán a dejar que sus balances se contraigan, o como mucho conseguir que su tamaño se mantenga,   La “Operación Twist” es hasta el momento la primera prueba de esta actitud.

Cuarto, me sorprende el poder que Schiff otorga a los órganos de planificación central, dando por hecho que serían capaces de resolver cualquier problema al que se enfrenten, incluso si se trata de revertir la contracción crediticia (deflación) provocada por la mayor burbuja de crédito de la historia de la humanidad.

Quinto, Schiff precide alta inflación o incluso hiperinflación, pero esto es lo que ha venido pasando ya durante los últimos 40 años a medida que la burbuja de crédito crecía!!!  Está prediciendo lo que ya ha pasado!!! Precisamente el gran problema de la Fed es que apenas está “consiguiendo” que la burbuja de crédito crezca más.

Paul Krugman

Y en lo que concierne a la propuesta de Krugman para evitar su “trampa de liquidez”, creo que no podía haber optado por una estrategia más suicida.   Aunque es cierto que monetizar deuda puede servir para contrarrestar la deflación en un primer momento, esa deuda que se monetiza alimentará un potencial deflacionario aun mayor en el futuro.   Además, no es posible crear cantidades de deuda infinita, porque ningún agente puede expandir su balance hasta el inifinito.    Si el Gobierno de los Estados Unidos siguiese endeudándose, podría hacer que el mercado de bonos se desplomase de la misma forma que lo hizo el de Islandia o el de Grecia. La Reserva Federal no puede suplantar a todo el mercado de bonos y convertirse en el único acreedor del Gobierno, es una idea ridícula e inasumible para la Fed.   Si la Fed sigue comprando bonos, es porque el mercado considera que los Estados Unidos aun son solventes.  Es el mercado quien decide si el Estado es solvente o no, no la Fed.    Una vez que el mercado de bonos comenzase a colapsar, será un asunto extremadamente espinoso para la Fed seguir monetizando esos bonos, especialmente teniendo en cuenta lo extremadamente abultado del balance de la Reserva Federal.

Cuando una burbuja de crédito alcanza el tamaño de la actual, afrontar una fuerte contración del crédito es inevitable.   Cuanto más tarde lo asumamos, mayor será la contracción que tendremos que sufrir.   La consecuencia natural de una contracción crediticia es deflación, que teoricamente podría transformarse en hiperinflación por el Banco Central.  Pero me cuesta muchísimo ver a la Fed inmolándose y sacrificando el dólar, que significaría destruir deliberadamente su propio negocio.   En cualquier caso, como se trata de una decisión política, y en política todo es posible, debo admitir que tanto un escenario Deflacionario como otro de Alta Inflación son posibles.

Pero desde luego, lo que si creo es que los economistas no deberían despreciar la posibilidad de deflación, y deberían recomendar que se afronte la contracción del crédito lo antes posible, en lugar de recomendar imprudentemente mayor endeudamiento (en esto estoy de acuerdo con el Sr. Schiff), que solo servirá para alimentar una contracción crediticia aun mayor en el futuro.

¿Inflación o Deflación? II

Este gráfico representa fielmente la frase:  “Puedes llevar el caballo hasta el río, pero no puedes obligarle a beber”.    No importa cuanto baje Bernanke el interés al que presta la Fed, ni cuanta “liquidez” inyecte en el sistema.   Si no hay demanda de crédito, los préstamos no creceran y por tanto las inyecciones de dólares no circularán por la economía.

Las familias, las empresas y los Estados de prácticamente todo el mundo están ya absolutamente empachadaos de crédito, sus balances apenas admiten un céntimo más de pasivo.   Hasta que no se desinfle la descomunal burbuja de crédito que se ha construido durante los últimos 40 años y los agentes económicos liquiden su endeudamiento, es extremadamente complicado que “provoquen” la cantidad de inflación que pretenden (en concreto inflación crediticia).

¿Tendremos más Quantitative Easing?

Hace unas semanas que finalizó el segundo plan de relajación cuantitativa (Quantitative Easing o QE2) por parte de la Reserva Federal, y ahora los mercados vuelven a caer, por lo que es muy posible que se empiece a hablar de un QE3 o mecanismo similar.

De hecho, muchos economistas y políticos claman  ahora porque el Banco Central Europeo (BCE) ejecute una estrategia similar comprando bonos de los paises perífericos, aunque en este caso la petición es más una petición de auxilio que  que un estímulo monetario como es el caso de los planes QE.

No se si habrá un QE3 o no, porque al fin y al cabo son decisiones políticas muy dificiles de predecir, pero en lo que si me voy a mojar es que si finalmente se hace, a Bernanke le costará mucho más sacarlo adelante.   Ya con el QE2 el Presidente de la Fed de Kansas Thomas Hoening votó en contra, y no solo contra el QE2, sino contra las 10 decisiones de política monetaria que tomó la Fed en 2010.    Igualmente los presidentes de la Fed de Richmond y Philadelphia también expresaron sus dudas sobre los planes de Bernanke.     Richard Fisher, el presidente de la Fed de Dallas llegó a decir publicamente que el QE2 era la medicina equivocada.

Standard & Poors ha rebajado la calificación de la deuda americana, el techo de deuda que antaño se subía alegremente, ha costado sangre sudor y lágrimas subirlo esta vez.   La palabra austeridad lleva ya más de un año instalada entre los políticos y los medios de comunicación.

¿Que signigica todo esto?  Pues son síntomas cada vez más llamativos del cambio de percepción de la sociedad hacia el crédito.   En toda burbuja el proceso siempre es el mismo, lo que en un principio se idolatra (Tulipanes, acciones .com o inmuebles) luego pasa a repudiarse.

Estamos en la burbuja de crédito más grande de la historia, y en especial los últimos 40 años hemos hecho un uso y abuso del crédito verdaderamente espectacular, lo hemos vestido con infinidad de trajes: Haciendo pasar crédito por dinero (Dolares o  Euros), depósitos, Hipotecas, emisiones de bonos, Titulizaciones, créditos al consumo, CDO´s,  Contratos de futuros… la lista es interminable.

La burbuja de crédito está estallando porque ha llegado lo suficientemente lejos como para que empecemos a pasar por el proceso de preguntarnos que es lo que verdaderamente tenemos entre manos, y la respuesta es que estamos mórbidamente endeudados y que para colmo esos brutales créditos están muy mal invertidos ¿Cual es la reacción natural ante esto? pues algo así como “Maldito crédito y maldito el día que decidí endeudarme“.

Estamos empezando a entrar en la fase de repudio al crédito, por eso la palabra austeridad se oye con tanta frecuencia, por eso se empiezan a alzar voces incluso dentro de la Fed contra los planes QE, que no son más que un endeudamiento masivo de la propia Reserva Federal.   Es posible que un QE3 salga adelante, pero Bernanke va a encontrar muchísima más oposición esta vez.   De forma que es muy posible que el QE3 sea el tercero y último, si es que se llega a proponer y aprobar.

¿Como se ha llegado a la crisis actual?

Desde 2007/2008 estamos hartos de escuchar que estamos en una crisis económica.  ¿Pero como hemos llegado hasta aquí?, ¿Es verdaderamente culpa de las sub-prime o de la caída de Lehman Brothers?

Pues no, esos dos eventos son tan solo detalles anecdóticos, tan solo consecuencias y no causas de algo que lleva fraguandose mucho tiempo y ahora está tocando a su fin.   El siguiente gráfico es la cantidad de moneda y crédito en circulación durante los últimos 60 años en EEUU.  Estamos hablando de 65 trillones (americanos) de dólares.   El motivo de la crisis es esa montaña de deuda acumulada durante decenios y que está empezando a colapsar ahora .

Para tratar de evitar que esta burbuja no implosione y mantener creciente la cantidad de moneda y crédito, los planes del Gobierno americano (Bush/Paulson y Obama/Geithner) y de la Fed han llegado a un total de 2 trillones de dólares desde 2008 hasta hoy, que además al ser también deuda se suman a los 65 que ya había antes!!!!.    Es evidente que esto les viene ya muy grande y la política del patadón hacia delante (endeudarse más para pagar las viejas deudas), no va a ser posible eternamente.

Es como si en el Titanic achicasen con una bomba que evacua menos agua de la que entra por el agujero, y para colmo el agua que evacuan la envían a la popa del barco en lugar de tirarla al mar.